De la Granja del Pas a Soto del Real: carta de la PAHC de Sabadell a Alfon

De la Granja del Pas a Soto del Real: carta de la PAHC de Sabadell a Alfon (pdf)

«Y los grandes propietarios, los que deben ser desposeídos por un cataclismo, los grandes propietarios con acceso a la historia, con ojos para leer la historia y conocer el gran hecho: cuando la propiedad se acumula en unas pocas manos, acaba por serles arrebatada. Y el hecho que siempre acompaña: cuando hay una mayoría de gente que tiene hambre y frío, tomará por la fuerza lo que necesita. Y el pequeño hecho evidente que se repite a lo largo de la historia: el único resultado de la represión es el fortaleciminto y la unión de los reprimidos. Los grandes propietarios hicieron caso omiso de los tres gritos de la historia. La tierra fue quedando en menos manos, aumentó el número de los desposeídos y los propietarios dirigieron todos sus esfuerzos a la represión.
[…]
Los hombres se acuclillaban, hombres de rostros afilados, delgados y endurecidos por la continua resistencia contra el hambre, de ojos torvos y mandíbulas duras. Y la tierra fértil se extendía alrededor de ellos.
¿Has oído lo del niño ese de la cuarta tienda hacia abajo?
No, acabo de llegar.
Bueno, ese crío ha estado llorando y retorciéndose en el sueño. Sus padres pensaron que tenía lombrices, así que le dieron purgante y murió. El crío tenía eso que llaman lengua negra. Viene de no comer cosas que alimentan.
Pobre criatura.
Sí. Y su familia no lo puede enterrar. Tendrá que ir al cementerio del condado.
No, señor.
Las manos buscaron en los bolsillos y sacaron monedas pequeñas. Delante de la tienda creció un pequeño montón de monedas de plata. Y la familia lo encontró allí.
Nuestra gente es buena; nuestra gente es compasiva. Ruego a Dios que algún día las gentes bondadosas no sean todas pobres. Ruego a Dios que algún día un niño pueda comer.
Y las asociaciones de propietarios supieron que algún día las oraciones se acabarían.
Y eso sería el fin.

John Steinbeck, Las uvas de la ira

 

Y aquí nos tienes, Alfon, a las 100, 200, 300 personas que nos reunimos cada semana intentando hacer tambalear el mundo y parar su golpe y poner un poco de dignidad ante tanta injusticia escribiéndote una carta. Poca cosa ante tanta infamia, la verdad, pero no se nos ocurren muchas mejores formas que ésta de saltar y esquivar este muro enorme, gris y frío con el que pretenden aislarte; y enviarte así un poco de calor. Todo el que podemos y todo lo revolucionario que humildemente sabemos.

Dicen que «el único resultado de la represión es el fortalecimiento y la unión de los reprimidos» y esto es una verdad innegable, está claro. Pero joder, ojalá nos dejaran en paz. La verdad es que preferiríamos mil veces que nos dejaran fortalecernos y unirnos -y querernos- por nosotros mismos, sin hacernos tanto daño y sin que nuestra gente sufriera tanto. Sin que nos -os- separaran de nuestras familias, nuestras comunidades, nuestros barrios. Pero oye, tampoco somos ilusos. No nacimos ayer ni nos acabamos de caer de la parra. Sabemos que todo a la vez no es posible y que nuestra vida en dignidad es incompatible con sus privilegios, que pretender quitarles sus privilegios quiere decir que se van a asustar. Y ya sabemos lo que hacen las ratas asustadas: muerden, desesperadas. E intentan hacer todo el daño que pueden y por eso nos atacan diariamente. Y por eso estás encerrado. Pero hace ya años que en este Estado miles -millones- de personas decidimos vivir con dignidad, pobres pero con dignidad, y no pensamos retroceder por mucho que muerdan. Así que nos aferramos, pues, al fortalecimiento y la unión que crecen cada vez que nos reprimen. No nos queda otra y en esas vamos a seguir, que lo sepan.

Nosotros tenemos aquí también, ya sabrás, nuestros casos flagrantes de represión, e intentamos acordarnos de ellos todo lo que podemos. Tenemos a nuestra gente acusada por lo de #AturemElParlament a punto de entrar en prisión si no lo impedimos, que lo vamos a impedir; a nuestros compañeros anarquistas sufriendo un montaje policial detrás de otro y siendo encerrados arbitrariamente; a gente imputada y condenada por miles de «pequeños» delitos relacionados con la lucha; etcétera. Y bueno, nosotros, la PAH de Sabadell, no hay mes que no tengamos que hacer nuestra visitilla de rigor a Juzgados por algún u otro delito o falta. Intentamos llevarlo con toda la alegría y dignidad que sabemos; y para eso no hay mejor ayuda que fijarnos en la dignidad de los que sufren el golpe más fuerte, como es tu caso.

Y a lo mejor con la miseria a la que nos empujan pasa un poco lo mismo que con la represión, no? Las situaciones más extremas, más injustas, más miserables sacan a veces -qué especie!- lo mejor de todos nosotros. Del fango y la miseria nacen los pequeños montones de monedas de plata delante de las casas a punto de ser desahuciadas. Nosotros, en estos cinco años largos de lucha lo hemos visto infinitas veces:

Familias rotas en el sentido más total del término representadas casi siempre por una mujer que ha decidido que «basta ya». Familias rotas económicamente y rotos los ánimos. Rotas las fuerzas. Rota la ilusión y la esperanza. Total y absolutamente rotas. Pero que han dicho «basta ya». No tienen nada o casi nada y casi siempre vienen después de haber llamado a muchas puertas, todas cerradas. Las instituciones: cerradas. Las entidades bancarias: cerradas. Los puestos de trabajo: cerrados.

Y más que desposeídas, humilladas.

Y por una cosa o otra acaban viniendo un miércoles a las siete de la tarde a nuestra asamblea y muchas veces -no siempre- se obra el milagro. Ven unas puertas abiertas y centenares de personas que la escuchan. Y les parece mentira (porque realmente parece mentira que existan espacios así en este mundo) pero sí, su problema pasa a ser el problema de todos y todas, y «no te preocupes que ya no estás sola» y «tranquila, llora si quieres y luego nos cuentas» y «no sufras que esto que ves aquí es una gran familia y esta familia no ha permitido que nadie pase una sola noche en la calle». Y «sí se puede» y «mira, mi caso era de los más jodidos y aquí me tienes, libre del banco y luchando con todos y por todos». Y «esa que ves allí vino una tarde sola y embarazada sin nada ni nadie y ahora vive en un bloque de obra social y es una guerrera», y «a ese lo juzgan la semana que viene y no no por pelar por su caso sino por encerrarse en un banco para ayudar a otra compañera», y «manos arriba quien pueda acompañar a esta señora al banco a decirle un par de cosas al director de la oficina que ya está bien» y «no, señora, no es culpa suya que esto es una gran estafa que se llama capitalismo y entre todos y todas lo vamos a tumbar no se preocupe».

Lo hemos visto infinitas veces. Y más que ser ricas, estamos empoderadas. Y esto es lo que realmente les asusta. «Esto es lo que hay que bombardear» que dice Steinberg un poco antes en el mismo libro. Impedir que del «yo» pasemos a ser «nosotros» porque siendo «nosotros» somos imparables y tanta infamia y tanta humillación y tantos barrios siendo siete u ocho veces más ricos que los barrios del al lado se puede aguantar un tiempo, pero nunca para siempre. Y seguro que nunca para siempre y sin lucha.

A ti te ha tocado una de las partes más agrias de esta pelea. Ser el ejemplo, el escarmiento, la forma que tienen de bombardearnos para que nos quedemos en casa, en el «yo», y no acontezcamos nunca «nosotros». Para ver si en esas largas noches en blanco, esas duras largas noches en blanco, nos quebramos del todo y nunca más molestamos. Con muchos de nuestros compañeros y compañeras, compañeras de clase trabajadora, lo han conseguido, y han hecho que se aislen casi para siempre y casi del todo. A otros, directamente, los han empujado al suicidio.

Pero bueno, ya pueden arrancar flores o encerrar a nuestras compañeras o cosernos a multas o bombardear esperanzas o insultarnos por sus medios de comunicación o dar golpes de estado o montar guerras civiles o incluso exterminarnos. Lo han intentado todo mil veces y mil veces la dignidad acaba rebrotando; el «nosotros» siempre se impone. Siempre se impone la solidaridad y estarán más o menos politizados, tendrán una idea más o menos clara de qué es el capitalismo y cómo funciona, pero siempre habrá un grupo de vecinos que se plante delante de la puerta del vecino de al lado a esperar a la comitiva judicial para decirle «ya basta». Y esa es la semilla de todo que aun no han podido bombardear: un grupo de vecinos diciendo «ya basta».

Un compañero nuestro dijo un día -por ahí anda grabado y va directo a la fama- que no se arrepentía de todo el sufrimiento que había vivido, de haberlo perdido todo en estos últimos años. Después de todo eso, se sabía mejor persona, más rica y queriendo más a la gente. Pues oye, seguramente ahí esté condensada toda la esperanza.

Alfon, nos despedimos, te saludamos, te abrazamos. Te esperamos fuera porque todo pasa: pasará el capitalismo y pasará tu condena. Te esperamos aquí fuera como se esperan a los buenos referentes: peleando y haciendo lo que mejor sabemos hacer: pasar siempre del «yo» al «nosotros», ponerle un poco de dignidad a tanta miseria y echarnos alguna que otra risa siempre que podamos, que es lo que más les jode y que se jodan.

Alfon, te enviamos toda la fuerza que tenemos a ti y a los tuyos. Tu familia, tu madre -otro referente- y tu barrio: auténtica punta de lanza de esta lucha de clases que vamos perdiendo, sí, pero solo de momento.

Plataforma d’Afectats per la Hipoteca i la Crisi de Sabadell
Enero de 2016
Sabadell

BxwkhEFCIAAoCcv.jpg_largeCSbZtjcWUAAv2cp.jpg_large